Bicicletas sin pedales, correpasillos y coches eléctricos

¿Necesitas una bicicleta sin pedales para niños, un correpasillos o un andador? ¿O mejor directamente un coche eléctrico para niños? Aprovecha de este gran catálogo de productos para que los niños se lo pasen pipa.

Encuentra modelos de diferentes colores y tamaños, para todas las edades y altura. Bicicletas sin pedales rojas, rosas, azules… para todos los gustos, también puedes comprar una moto correpasillos o un coche eléctrico para que disfruten al máximo.

¿Interesado en comprar «juguetes» sin pedales?

Aprovecha este catálogo  que te ofrecemos, no tendrás problema en encontrar el ideal para el peque de la casa.

Llegó la hora a los más pequeños de divertirse por los pasillos y por la calle. Encuentra andadores, coches, motos… Busca el correpasillos ideal para el peque de la casa.

Descubre la variedad de bicicletas  sin pedales, para todos los gustos. Colores como el rojo, azul, rosa… y diferentes tamaños para adaptarse según los años de los niños.

Si crees que le gustaría un coche eléctrico, encuentra el coche perfecto entre todas las opciones que tienes para niños, gran variedad de diseños y colores para comprar.

Juguetes para niños: ¿cómo hacer que los niños crezcan felices?

Bicicletas sin pedales, correpasillos y coches eléctricos

Escoger los mejores juguetes para niños no es siempre una tarea fácil. Por lo general, buscamos juguetes educativos a la par que sirvan para que nuestros hijos se divierta. ¿Cuáles son los mejores juguetes para la infancia de los niños y bebés? ¿Qué planes se pueden hacer en familia para disfrutar al máximo? En este artículo, te hablaremos sobre algunos trucos que puedes aplicar para conseguir que tus hijos crezcan más sanos y felices.

Claves para que un niño crezca feliz

A continuación, hablamos de algunos de los mejores trucos que puedes aplicar en tu día a día para conseguir que tu hijo crezca feliz a la vez que aprende valores y conocimientos de todo tipo. Se trata de acciones muy sencillas que, si se incorporan a la rutina desde la etapa de bebés, pueden resultar muy satisfactorias en el desarrollo.

Muestra tu cariño

Muchos padres no son especialmente cariñosos con sus hijos por miedo a malcriarlos o hacer que estos no aprendan a ser autónomos. Ambas cosas pueden aprenderse de forma simultánea, pero no por ello hay que dejar de lado el cariño hacia los niños. Abrazarlos, mostrarles amor y recordarles sus virtudes son unas acciones esenciales para conseguir que el niño se sienta querido, protegido y aceptado dentro de la familia. Esto permitirá mantener una relación más firme durante la infancia, que también se prolongará a etapas posteriores en su vida. Mostrar cariño con los niños es perfectamente compatible con enseñarles a ser autónomos e independientes.

Déjale jugar y juega con él

El juego es una de las herramientas más potentes que hacen que los niños se desarrollen en la infancia. No es necesario contar con numerosos juguetes ni que estos sean de última generación, pues el objetivo de jugar libremente es que el niño desarrolle su imaginación creando historias fantásticas. Además, también son muy interesantes las habilidades que desarrolla de forma autónoma durante el juego. Un juguete ideal no es aquel que muestra estímulos por todos sitios (sonidos, luces, colores), sino el que le permite al niño crear historias y crear él mismo todos esos estímulos. Por eso, a veces la clave está en la simplicidad a la hora de optar por un juguete u otro. Por otro lado, hay que destacar la importancia de jugar con los niños de vez en cuando. Hacerlo implica mostrarles el valor y la importancia que tiene el juego y así se sentirán comprendidos. Además, en el caso de tratarse de juegos educativos, mediante el juego le puedes ayudar a entender nuevos conceptos o a desarrollar habilidades físicas. Por último, queremos destacar que muchas veces la carga de trabajo escolar junto con las actividades extraescolares limita el tiempo de juego. Realizar una o dos actividades extraescolares con poca carga horaria es interesante para que el niño conozca nuevas actividades. Sin embargo, es esencial mantener en todo momento un tiempo cada día para que el juego libre pueda desarrollarse.

Dale importancia a sus intereses y preocupaciones

Los niños, como cualquier ser humano, tienen preocupaciones, sentimientos, emociones, gustos, problemas y una serie de vivencias que experimentan día a día. Los adultos son su referente para contarles todas ellas y confiarles cualquier secreto. Por eso, resulta esencial que empatices con ellos y le des importancia a todo lo que te cuentan. De este modo, estableces un vínculo entre los niños y los adultos que permitirá que se extienda a otras etapas posteriores como la adolescencia o la edad adulta. Los padres y adultos que durante la infancia han dado importancia a las vivencias de los niños tendrán la confianza para que estos lo sigan haciendo durante toda la vida una vez que crecen.

Pasa tiempo de calidad junto a tu hijo

En la actualidad, el ritmo de vida es más frenético que nunca. Las actividades cotidianas se realizan siempre en un segundo plano a la vez que se piensa en el trabajo o en cómo conciliar la vida familiar. Los horarios son más ceñidos que nunca y apenas se pasa un tiempo de calidad o se deja que todo fluya con la imaginación. Por eso, es más importante que nunca dedicar tiempo de calidad a tus hijos. No se trata de pasar el máximo tiempo con ellos, sino que el tiempo que se pase sea con una concentración total en ellos. El móvil también es uno de los mayores distractores que nos impide concentrarnos en una persona o en una tarea. Así, dejar cualquier aparato electrónico de lado y centrarnos en los niños totalmente es la mejor forma de crear un vínculo sólido y hacer que el niño se sienta querido.

Respeta su autonomía

Antes hablábamos de la importancia de mostrar cariño e interés por sus preocupaciones, sin que eso se interponga en la autonomía de los niños. Y es que mostrarles desde un inicio que a pesar de pertenecer a una familia o un grupo determinado son seres autónomos es fundamental. En un futuro, van a tener que tomar decisiones por sí solos y ellos serán los únicos responsables de las consecuencias que de estas se deriven. Así, hacerles autónomos desde la infancia y respetar su autonomía es una de las claves para que crezcan felices en un futuro. Algunos padres y responsables no son capaces de respetar esta autonomía de la que hablamos, por eso es importante que reflexiones acerca de los beneficios que tiene hacerlo y de los perjuicios que derivan de ello en caso de no hacerlo.

Fomenta la actividad física

El potencial que existe en la infancia para crear hábitos es muy importante. Los niños se desarrollan según los patrones dictados por los adultos y si estos establecen una serie de normas o hábitos, los mantendrán durante el resto de su vida. Una de las acciones que puedes establecer para llevar a cabo una vida saludable es la actividad física. Además de mejorar la forma física, el deporte libera endorfinas, las archiconocidas hormonas de la felicidad. Así mismo, en caso de practicar deportes en grupo, se consigue mejorar en la cooperación entre compañeros. Por último, hay que destacar que la actividad física también mejora el estado mental de la persona que la practica. Por tanto, si consiguen mantener este hábito durante toda la vida, es probable que esos niños se conviertan en adultos más estables y felices.

Haz escapadas a la naturaleza

Este es el último de los trucos y tiene mucha importancia, a pesar de que cada vez se pierda más el vínculo con la naturaleza que nos rodea. Hace años era frecuente que una gran parte de los niños viviera en zonas rurales rodeados de naturaleza, mientras que ahora ha habido un crecimiento desorbitado en las ciudades. Eso implica que muchos niños no vean montañas, lagos, vegetación, ríos o el mar con frecuencia. Si esto es así, lo mejor es que se aproveche cualquier situación para acudir a entornos naturales y poder estar en contacto con toda la flora y fauna del lugar. Las ventajas de estar en contacto con la naturaleza son numerosas y pasan por el enorme aprendizaje que se puede conseguir en estos entornos hasta la sensación de libertad y contacto con los orígenes. Una forma de combinar el entorno natural con otras actividades es aprovechar para realizar deportes y actividades físicas en él, además de pasar tiempo de calidad con los niños. Los entornos naturales son idóneos para este propósito, ya que además alejan del caos de la ciudad y fomentan la relajación.

 Vídeo de canciones infantiles

¿Con qué juguetes para niños pueden conseguirse estos propósitos?

Todas las acciones que hemos comentado en el apartado anterior puedes combinarlas con el juego. Por tanto, escoger unos juguetes adecuados para que los niños sean felices es muy importante. En este apartado, hablaremos de los beneficios que tiene utilizar vehículos como elemento de juego (bicicletas, coches eléctricos o correpasillos). Estas tres opciones son ideales para desarrollar todo lo comentado en el apartado anterior, pues permiten desarrollar la autonomía e imaginación de los niños, pueden utilizarse en la naturaleza, les permiten realizar una actividad física… Además, también puedes jugar con ellos y mostrarles cariño, pasando un tiempo de calidad. Los primeros vehículos son juguetes para niños con los que se puede aprender enormemente. Esto se opone a otros juguetes como pueden ser los aparatos electrónicos, que generalmente minimizan el contacto con otros seres humanos, no fomentan la imaginación por contener todo tipo de estímulos y promueven una actividad sedentaria.

Correpasillos

Los correpasillos son uno de los primeros vehículos que un niño puede empezar a utilizar cuando está aprendiendo a caminar. Existen diferentes versiones con formas variadas (andador, coche o moto) y se utilizan para que el niño se mantenga en posición erguida y camine con la estabilidad que le proporciona el juguete. Además, se trata de una opción idónea para desarrollar la psicomotricidad, ya que tiene que realizar movimientos hacia delante y hacia atrás con las piernas y establecer un agarre con las manos. A pesar de que pueda parecer un juguete muy restringido en el tiempo, pues se piensa que su uso se limita a los meses en los que el niño comienza a andar, no hay nada más lejos de la realidad. Una vez que el niño ya es capaz de caminar reinventa la función de este juguete y lo incorpora en su juego como un elemento más, dejando su imaginación volar. En resumen, el correpasillos es un juguete perfecto para regalar a niños que están comenzando a caminar y, mediante el juego, serán capaces de esforzarse para mejorar su estabilidad y comenzará a andar con más facilidad.

Bicicletas

Las bicicletas son uno de los juguetes más preciados por los niños. Desde la infancia, ven cómo los adultos disponen de bicicletas y las utilizan diariamente como vehículo o para realizar deporte. El hecho de que se trate de un elemento utilizado por los adultos hace que tengan un atractivo adicional para los niños. Una bicicleta con apoyo en las ruedas traseras sería la primera que necesitan los niños en su infancia, ya que les da una estabilidad adicional que necesitan para comenzar a entender el funcionamiento de la misma. Durante esta etapa se desarrolla la coordinación entre el manillar y los pedales, a la vez que se realiza actividad física. Cuando ya han aprendido a utilizar esta bicicleta, es posible eliminar el apoyo de las ruedas y convertirla en una bicicleta normal. En este momento, los niños van a tener que desarrollar otras habilidades como el equilibrio, para evitar las caídas. La bicicleta es un juguete muy útil porque ayuda a mejorar la coordinación, el equilibrio y la estabilidad. Además, es el elemento perfecto para acudir a la naturaleza y realizar pequeñas rutas que permitan conocer el entorno. Y no solo puede utilizarse en la naturaleza, sino que también es idóneo para fomentar la movilidad sostenible en las ciudades. Son muchos los países que disponen de largos paseos en carril-bici y los niños los utilizan desde la infancia. Por último, el uso de la bicicleta también puedes utilizarlo para poner en marcha normas de seguridad como es el uso del casco. Si implementas esto desde la etapa infantil, los niños tomarán conciencia de su importancia y seguirán utilizando el casco en un futuro.

Coches eléctricos

Los coches eléctricos son la última de las opciones dentro de los vehículos. Están pensados para niños más pequeños que todavía no han aprendido a caminar. En este caso, tendrán que moverse mediante un mando y el niño puede dirigirlo a su antojo. Son un juguete ideal para mostrarles algunos conocimientos básicos de la seguridad y de las normas viales. Así, podemos inculcarles la necesidad de transitar por vías diferentes a las personas o respetarlas en caso de que las vías entre vehículos y personas se crucen. En definitiva, los juguetes para niños tienen que adecuarse a la etapa de la infancia, permitiendo que estos enseñen algo a la par que sean un agente de diversión. Las bicicletas o primeros vehículos de los niños son una opción perfecta para mantenerlos en la naturaleza y realizar planes familiares. Así consigues a la vez que hagan deporte y se diviertan.

Bicicletas sin pedales, correpasillos y coches eléctricos