Bicicletas sin pedales

Bicicletas sin pedales

Portada » Bicicletas sin pedales

Los niños llega una edad en la que quieren o necesitan comenzar a andar en bicicleta, pero por su pronta edad lo ideal es una bicicleta sin pedales, para que ellos puedan empujar con sus piernas y poco a poco controlen el equilibrio, lo que facilitará andar posteriormente en una bici con pedales de mas mayores.

Al final los niños lo son todo en casa, queremos lo mejor para ellos y que disfruten todo lo que puedan, por lo que estos ‘juguetes’ a todos nos gustan regalarlos.

¿Qué tipos de bicicletas sin pedales puedo encontrar?

Seguro que son muchos los recuerdos de tu infancia que van acompañados de una bicicleta. Y es que este juguete es uno de los más versátiles y adaptables a todas las edades. Además, no solo aporta diversión y entretenimiento, sino que es perfecto para realizar deporte.

Las bicicletas en la infancia generalmente se asocian con niños a partir de los 5 años (donde se utilizan con ruedas traseras de apoyo). Desde ese momento, se incluyen en la vida de cualquier persona durante la juventud, la etapa adulta e incluso la vejez siendo este uno de los vehículos más utilizados.

Así, siendo tan utilizado por todas las generaciones, puede ser muy importante a la hora de generar vínculos y, por ello, también recomendamos el uso de la bicicleta sin pedales. Esta sería la aproximación de los más pequeños hacia el vehículo que les acompañará a lo largo de su vida.

¿Qué son las bicicletas sin pedales?

Las bicicletas sin pedales son un vehículo utilizado en niños muy pequeños, incluso aquellos que todavía están empezando a andar. Estas bicicletas reciben también el nombre de bicicleta balance (en inglés: equilibrio), pues están destinadas a mejorar el equilibrio de los niños que las utilizan.

Se trata pues de una bicicleta sin pedales donde el niño se coloca a la altura del sillín y se mueve gracias a los movimientos que hace con las piernas al caminar hacia delante y hacia detrás. Además, el manillar orientará la bicicleta hacia el lugar al que se quiera dirigir, por lo que no solo tiene que realizar fuerza, sino también prever sus movimientos para llegar al destino deseado.

Este primer vehículo, como veremos a continuación, tiene importantes beneficios. No obstante, antes de seguir, vamos a detenernos en una pequeña curiosidad. La bicicleta fue inventada en el año 1817 por Karl Drais, un inventor e investigador alemán que realizó varias aproximaciones antes de llegar a la bicicleta que conocemos hoy en día. Eso sí, con una particularidad: se trataba de una bicicleta sin pedales. Esto sin duda muestra que desde el inicio, este vehículo ya tenía una cierta importancia a pesar de no poseer los pedales con los que nos movemos hoy y que permiten que vaya más rápido.

Beneficios de utilizar una bicicleta sin pedales en niños

Las ventajas que tiene utilizar una bicicleta sin pedales en los niños son similares a las que podemos notar cuando se utiliza una que sí los posee. No obstante, comenzar a desarrollar las cualidades que van asociadas a este vehículo no tiene por qué retrasarse hasta la edad en la que el niño ya ha comenzado a andar y está listo para comenzar a utilizar la bicicleta. Por ello, a continuación se comentan los beneficios que este juguete puede traer durante la infancia más temprana.

 

Puedes ver este vídeo que hablan de bicis sin pedales

 

Mejora del equilibrio y coordinación

Los niños más pequeños comienzan a desarrollar la psicomotricidad y las habilidades físicas desde los primeros años. Por eso, escoger los juguetes más adecuados puede ser esencial para potenciar y acelerar este proceso.

Dos de las cualidades que más se trabajan con la bicicleta son el equilibrio y la coordinación. Al introducir un nuevo elemento que hay que conducir, el niño ejercita su equilibrio pues, aunque ya lo hubiera adquirido con anterioridad, incluir esta herramienta le servirá para afianzarlo.

Por otro lado, está la coordinación. El empleo del manillar para dirigirse hacia delante o bien para girar tiene que coordinarse con el movimiento de sus piernas y todo ello puede ayudarle enormemente a mejorar esta capacidad.

Aumento de la fuerza y desarrollo muscular

El movimiento realizado con las piernas hacia delante y hacia detrás, junto con el peso adicional de la bicicleta hacen que comience a trabajarse la fuerza y el desarrollo de los músculos.

Además, para mantener el equilibrio, también se trabajará con los brazos sobre el manillar, por lo que se utilizarán los músculos de los brazos.

Adquisición de un hábito saludable de actividad física

Utilizar una bicicleta es una forma de hacer deporte, ya sea de forma individual o en grupo. Si se introduce este elemento desde la infancia, los niños lo adquirirán como un hábito, siendo esta una de las formas de introducir la actividad física en su vida.

En caso de utilizarse junto con más personas, será una buena forma de interacción social con otros niños que la utilicen. En zonas rurales o con poco tránsito de vehículos es muy frecuente que los niños y adolescentes se agrupen con bicicletas para el desplazamiento o simplemente para dar un paseo.

Acercamiento a la naturaleza

Una de las últimas ventajas que hay que destacar es la relación innegable que existe entre las bicicletas y el medio natural. Este vehículo está relacionado con las rutas de montaña, los paseos al aire libre y realizar algunos de estos planes (con baja dificultad) empleando una bicicleta sin pedales puede resultar muy atractivo para los niños.

Esto les permitirá aumentar su gusto por la naturaleza, que persistirá en un futuro. Destacar que la introducción de la naturaleza en la rutina se relaciona con mayor calma y calidad de vida.

Tipos de bicicletas sin pedales que hay en el mercado

En cuanto al abanico de posibilidades dentro del mercado, hay que destacar diferentes tipos de bicicletas en función de algunos criterios como los que se comentan a continuación:

Según el tipo de material. Este tipo de bicicletas puede estar creadas con diversos materiales como son la madera, el plástico o metal (generalmente aluminio). Los materiales más naturales y que dan una mayor sensación de estabilidad son las maderas. No obstante, un plástico resistente también puede dar mucha seguridad al niño. Por último, las de metal son más frías y debemos asegurarnos de que el diseño sea correcto para evitar que los niños se hagan daño en caso de caída.

Según el peso del juguete. Las bicicletas más livianas y de menor peso son las que deberían utilizarse para los niños más pequeños. Hay que tener en cuenta que se trata de niños con poco desarrollo de la musculatura y que, debido a su bajo peso, no pueden mover objetos muy pesados. A medida que los niños crecen, se puede optar por un tipo de bicicleta sin pedales más pesada.

Según la edad y altura del niño. Por lo general, estas bicicletas son adaptables a la altura (relacionada con la edad). Es decir, tienen un sillín que puede colocarse a más o menos altura para que el niño permanezca de pie y a la vez que esté cómodo. Al regularse tan fácilmente, permite que el juguete se utilice durante más tiempo. Así mismo, destacar que es importante fijarse en todo momento cuál es la posición del niño, pues el objetivo de la bicicleta sin pedales es que este permanezca de pie en lugar de sentado, como sí sucede con los correpasillos.

Según la función. Así, hay que destacar que algunos de los modelos pueden tener varias funciones. Es frecuente emplear algunos de estos vehículos como triciclo en niños muy pequeños y, una vez que estos ya están capacitados, subir el sillín hasta convertirlo en una bicicleta sin pedales. Se trata de una muy buena opción para dar una segunda vida a un mismo juguete. De este modo, el niño ya está familiarizado con el objeto y solo tiene que aumentar el nivel de dificultad a la hora de jugar con él.

Modelos evolutivos. Esta es otra de las opciones idóneas para reutilizar un mismo juguete. En este caso, se parte de una bicicleta sin pedales para crear en un futuro otra nueva añadiendo los pedales, así como ruedas de apoyo si es necesario. Algunos niños tienen miedo a aprender a andar en bicicleta y partir de un mismo juguete que ya es conocido y con el que se han divertido en el pasado puede ser clave para que vean la situación de forma más positiva.

¿Cómo escoger la mejor bicicleta sin pedales?

A la hora de escoger la mejor bicicleta para un niño durante la infancia hay que pensar cuál es el objetivo para este juguete.

– ¿Buscamos diversión? En este caso, el diseño será importante.

– ¿Buscamos un juguete duradero? Entonces, habrá que elegir una de las opciones que pueden reutilizarse con otra función.

– ¿Queremos que aprenda a andar en bicicleta? Una bicicleta sin pedales transformable con pedales es la solución.

– ¿Queremos que se utilice como elemento socializador? En tal caso, un modelo normal será suficiente.

Además, antes de optar por una u otra bicicleta hay que tener en cuenta el lugar donde se va a utilizar. Así, en caso de acudir con ella a entornos naturales se aconseja optar por aluminio o plástico, pues la madera se deteriorará fácilmente.

En resumen, el empleo de una bicicleta sin pedales durante la etapa infantil tiene importantes beneficios para el desarrollo motor en los niños. Por ello, te animamos a que utilices esta alternativa en los niños más pequeños ya que, además de utilizarlo como un simple juguete, se establecen vínculos con el resto de personas al realizar una actividad similar a los adultos.

Bicicletas sin pedales